Las funciones de los alimentos con fibra

Estamos saturados de información acerca de los carbohidratos, las proteínas y las grasas, pero realmente se habla muy poco de los alimentos con fibra, mucha gente la subestima por no ser un nutriente, ya que no se puede digerir, no obstante el hecho de que no podamos digerir la fibra no quiere decir que sea un alimento desechable, de hecho casi todos los nutricionistas recomiendan un consumo entre 25 y 40 gramos de fibra diaria y la mayoría desobedecemos consumiendo alrededor de 15 gramos.

Entonces si la fibra alimentaria no es un nutriente, ¿Por qué es tan recomendada por los médicos? La respuesta es sencilla, por la función que ejerce la fibra desde que la metemos en la boca hasta que la expulsamos del cuerpo.

FUNCIONES Y BENEFICIOS DE LA FIBRA

Los Alimentos que contienen fibras por lo general son difíciles de masticar, tienen una textura dura y flexible, que promueve la producción de saliva, generando beneficios para el tracto digestivo, tanto en la protección del tejido epitelial como en la digestión misma, ya que la saliva ayuda a descomponer y lubricar los alimentos y eso acelera el metabolismo.

Una vez en el estómago, las moléculas de fibra a manera de esponja, absorben el líquido y las grasas que allí se encuentran, de esta forma las moléculas aumentan de tamaño y generan una sensación de saciedad, perfecta cuando necesitas adelgazar pero tienes mucho apetito, además al absorber las grasas impide que sea el cuerpo quien las asimile, facilitando entonces la meta de bajar de peso y reducir el colesterol y la azúcar en la sangre, ideal en caso de hipercolesterolemia y diabetes.

Por otro lado, al pasar por el intestino delgado, la fibra arrastra las toxinas acumuladas, es decir, la fibra tiene un papel limpiador allí, así mismo al llegar al colon y al intestino grueso la fibra alimenta nuestra flora bacteriana, lo que potencia el sistema inmunológico, previniendo infecciones y otras patologías como el cáncer, ya que una vez que las bacterias se alimentan de fibra, expulsan gases, los cuales pueden ser molestos, pero son producto de una buena salud.

TIPOS DE FIBRA

Existen 2 tipos de fibra, la soluble y la insoluble, cada una cumple un roll diferente.

La Fibra insoluble, no absorbe mucho líquido, por el contrario es aquella que a modo de cepillo, limpia el intestino y se encarga de darle volumen a las heces disminuyendo al mismo tiempo su consistencia, lo cual facilita las deposiciones, si sabes a lo que me refiero, este tipo de fibras son recomendadas para personas con estreñimiento y con irregularidades en el funcionamiento del colon.

La fibra soluble por otro lado, es el tipo de fibra que muchas personas evitan comer, ya que produce una sensación de hinchazón y además genera muchos gases, pero no por eso se debe dejar de lado, todo lo contrario, sus beneficios van desde la absorción de grasas y azucares hasta la alimentación de la flora bacteriana que protege el sistema inmunológico, su proceso de fermentación es el que nos causa molestias, pero si la tomamos con regularidad los síntomas disminuyen, ya que el exceso de gases al principio se debe a que las bacterias tenían un déficit de alimento y necesitaban compensar la falta del mismo.

PRECAUCIONES

Aunque la fibra es sumamente beneficiosa, no se debe exagerar su consumo, si tu dieta regular no incluía mucha fibra, ve añadiéndola gradualmente, y no exageres la dosis diaria recomendada (40 gramos para los hombres y 25 gramos para las mujeres). Consume también una buena cantidad de agua, ya que el exceso de fibra acompañado de una baja hidratación podría resultar en obstrucciones intestinales.

DONDE PODEMOS ENCONTRAR ALIMENTOS CON FIBRA

La fibra se encuentra en absolutamente todas las frutas, legumbres, vegetales y cereales, sin embargo no todos tienen el mismo aporte de fibra.

Alimentos ricos en fibra:

Maíz, Yuca, Manzana, Sandia, Pera, Aguacate, lentejas, frijoles, avena, brócoli, arroz y pan integral.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.