Beneficios del agua de coco

Los beneficios del agua de coco y el coco son mundialmente reconocidos, en muchas ocasiones se ha utilizado incluso como suero natural cuando estamos enfermos, pero además de sus poderosas propiedades hidratantes, el coco también te puede ayudar a bajar de peso, ya que proporciona muchísimos beneficios relacionados con adelgazar.

El coco es el fruto del cocotero, prosee tres capas externas por lo cual es bastante difícil extraer su pulpa y su jugo, sin embargo en los mercados te los venden sin 2 de sus capas externas, las cuales son de color verde o amarillo, con un tejido fibroso que recubre una cascara peluda color marrón oscuro, que oculta su carne interior perfectamente blanca, que puede estar solidificada en menor o mayor medida y es la responsable de todos los increíbles beneficios.

Para empezar el agua de coco es un desintoxicante excepcional, absorbe y arrastra todas las toxinas alojadas en el cuerpo gracias a su gran cantidad de potasio, que regula los electrolitos, lo cual también es muy beneficioso si deseas recuperarte mucho más rápido después de hacer ejercicio.

Por otro lado el coco es una fuente de antioxidantes que retrasan los síntomas del envejecimiento y los efectos oxidantes o trombóticos, también regula el sistema digestivo gracias a sus enzimas bioactivas, así mismo proporciona fuerza y dureza a nuestros dientes, uñas, piel, huesos y cabellos por sus sales minerales y su alto contenido de calcio.

Una buena forma de hidratarte si no te da mucha sed o no tienes tiempo de estar tomando tanta agua durante el día, es con el agua de coco, tan solo un vaso al día puede mantenerte tan bien hidratada como 5 vasos de agua. Por otro lado el coco también tiene mucha vitamina c, que potencia el sistema inmunológico y ayuda a la quema de grasas, acelerando el metabolismo, además de prevenir enfermedades infecciosas, virales y fúngicas.

Algunas personas hace algún tiempo pensaban que el coco podía favorecer para que aumentáramos de peso, por lo cual se le recetaba a personas con anemia o anorexia, pero recientemente se ha determinado que el coco también puede ayudar en los casos contrarios ya que regula el tránsito intestinal y está compuesto de un 94% de agua, minerales y enzimas esenciales que lo convierten en un alimento completo y muy beneficioso para la salud.

El coco y el agua de coco además están libres de grasas, tiene un sabor dulce pero es muy bajo en azúcar, que ayuda a mantener una adecuada presión sanguínea, y otras funciones renales y hepáticas. Sus beneficios alcanzan a aliviar la tensión del páncreas y la vesícula.

Algunos médicos prefieren que se les dé a los niños agua de coco en lugar de leche, para ayudarlos a mantener un peso saludable y unos dientes y encías sanas, contrarrestando los efectos de las golosinas y otra comida chatarra que consumen a diario.

Para conseguir agua de coco no basta solo con comprar cualquier coco en el supermercado, esta nuez pasa por varias etapas de solidificación de modo que un coco tierno contiene dentro de su cascara una mayor cantidad de agua que aquel que está más duro. Una forma fácil de saberlo es sacudiéndolo junto al oído para verificar la cantidad de agua que tiene, sin embargo aun si tienen más carne que agua no quiere decir que estén malos, por el contrario la pulpa del coco tiene los mismos beneficios y puede usarse para complementar granolas, cereales y postres.

A veces nos abstenemos de comprar o consumir este fruto debido a que es terriblemente difícil abrir su cascara, pero con estos métodos lograras hacerlo más fácilmente.

Si lo que deseas es beber el líquido interior, es decir, el agua de coco, entonces solo necesitaras un clavo grande y limpio y un martillo, y tal como si fueras a colgar un cuadro de la pared, pones la punta del clavo en uno de los tres puntos negros del coco y lo sostienes con tus dedos pulgar e índice, luego agarrando el martillo por el extremo inferior, le das un golpe seco a la cabeza del clavo, con la ayuda de un sacacorchos haz el hueco más amplio e introduce una pajilla para que bebas el líquido tal como si estuvieras en la playa.

Luego déjalo en la nevera por una hora para que más tarde sea más sencillo pelar la cascara. Cuando lo saques, golpéalo varias veces transversalmente sujetándolo fuerte, veraz que se va agrietando y podrás separar las dos mitades con la mano, luego sigue dándole golpes secos con el martillo para picarlo en varios pedazos. Con un cuchillo remueve la cascara de los pedazos, por último lávalos y con un pelador de papa extrae la piel marrón que les quedo arraigada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.